Este año aprendí…

Este año aprendí...

Este año ha sido muy intenso para todos…


Cuando iniciamos el 2020 creo que nadie podía imaginarse la que se nos venía encima.

Y para todos ha sido un año lleno de incertidumbre, impotencia y descontrol.

Un año de tremendo aprendizaje si quieres pararte a analizarlo.
Y yo lo he hecho.
He escrito un post que quiero compartir contigo para contarte mi experiencia y mi aprendizaje.
Para animarte también a que te tomes un momento de reflexión y pienses sobre ello, porque este año y todo lo vivido no puede pasar en balde.

¡Creo que nos merecemos este homenaje!

El homenaje de sacar todas las lecciones personales que hayamos podido aprender.

Porque tanto dolor, sufrimiento, desconcierto, incertidumbre e impotencia no pueden ser para nada.

Así que te animo a que eches un vistazo a lo que quiero compartir contigo y que hagas lo mismo con tu año.

Ya sabes que soy de las que piensan que las cosas ocurren para algo y ahí es dónde quiero llevar tu atención:

Al «para qué» de las cosas.
Al «para qué» de este año de experiencias y aprendizajes.

Allá voy.

Este año aprendí que quiero más de lo que creía que quería.

Aprendí que mi familia me importa muchísimo y también la gente que comparte su vida con la mía, a mis amigas.

◊ Aprendí que el miedo es el peor de los enemigos y que a cualquiera puede pillarnos por muy preparados que pensemos que estamos.

También aprendí que soy más fuerte de lo que pensaba y que la soledad puede ser un espacio precioso y lleno de oportunidades.

Aprendí que cuando estoy bien conmigo, estoy bien con todo. Que no necesito tanto y no necesito mucho más que mi propio bienestar.

Aprendí que el silencio es agradable si en tu cabeza hay cosas buenas, pero que puede ser aterrador si te dejas llevar por los pensamientos negativos.

♥ Aprendí a poner límites emocionales para no perderme. 

Aprendí que desde el miedo no puedo ayudar y que ayudar solo sirve si no me desatiendo a mí.

Aprendí que la salud es nuestra mejor herramienta y que huir de la enfermedad no es nada más que una trampa. Que cuidarnos y mantenernos sanos y fuertes es lo que de verdad importa.

Aprendí que relajarnos, alimentarnos, descansar, dormir y reír es la mejor de las medicinas.

Que confiamos demasiado en la medicina actual y que nos hemos olvidado de responsabilizarnos de nuestra propia salud.

Aprendí que el sol y la naturaleza es lo más bonito que hay y que la libertad tiene un precio muy alto cuando nos la quitan.

◊  Algo que ya no se me va a olvidar, que soy libre cada día y que voy a hacer uso de ello con conciencia.

Aprendí que no estaba valorando las cosas que de verdad importan y que me gusta mucho más de lo que pensaba vivir.

Aprendí que quiero vivir más cerca de la naturaleza y tener más tiempo para disfrutar.

♥  Que me encanta mi trabajo y que lo hago con mucho cariño, pero también he aprendido que no quiero solo trabajar. Que también quiero disfrutar del tiempo libre, de escribir, de pintar, de crear cosas bonitas, de explorar lo que me rodea y compartir con los que quiero.

Aprendí que vengo programada con creencias de mi infancia y que no todas ellas me ayudan ahora.
Aprendí que hay que actualizar el mapa, que las condiciones se han impuesto y que tenemos que salir adelante, de otra forma, mejores.

Aprendí que vivir despacio es mejor, que el estrés es veneno y que la calma todo lo aclara.

Aprendí que me gusta disfrutar mucho, que no vale con dejarnos para luego y que vivir es ahora.

◊ También aprendí que en la vida hay altibajos y que hasta que ya no tenga solución, siempre tiene solución. 
Aprendí que hay que valorar cada momento porque no sabemos cuántos más habrá.

Y aprendí que juntos es más fácil y que juntos es mejor.

Este es mi aprendizaje del 2020 y tengo la intención de usarlo cada día, de recordarme con frecuencia que esto es lo que quiero y lo que me importa.
Y que si de algo tiene que servir el año que llevamos, es para cambiar de perspectiva, porque nos estamos desconectando de muchas cosas y ahora tenemos la oportunidad de regresar.

Gracias 2020 y bienvenido 2021.
Ya no soy la misma, pero soy mejor.

¡Un abrazo grande y Feliz cambio de año!

Nos vemos por las Redes 😉

Vanessa Gallego de Marcos

1 comentario
  1. Ana
    Ana Dice:

    Buena reflexión sobre el 2020 y cuántos aprendizajes!!
    Coincido contigo que las circunstancias nos pueden enseñar mucho sobre nosotros mismos, a pesar de las dificultades. La incertidumbre nos ayuda a valorar mas el presente y lo que sí podemos hacer o somos, sin pensar tanto en qué seremos y en lo que fuimos.
    Me anotó la tarea se reflexionar sobre mi 2020.
    Gracias por compartir!!!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *